• David M Law

Ciber-Especulación



Foto de Buenos Aires el 16 de junio, disponible en la página web de Desdémona Despairs.

El “apagón” en el sur de Sudamérica

El 16 de junio, casi toda Argentina, Uruguay y partes de Paraguay, Brasil y Chile quedaron en la oscuridad como resultado de un colapso del sistema argentino de redes interconectadas que produjo un corte masivo de energía eléctrica en la región.

Por supuesto, se habían experimentado fallas eléctricas en el pasado. Esta es la primera vez, sin embargo, que la falta de suministro se registra en la totalidad del territorio y de modo simultáneo.

La primera reacción del gobierno argentino fue atribuir el apagón a una falla técnica, pero masiva. Normalmente, el sistema habría sido capaz de interrumpir una red local cuyo funcionamiento no era correcto, y así proteger al sistema en su totalidad.

El informe oficial emitido públicamente en Buenos Aires quince días más tarde agrega poco a la postura inicial, en cuanto afirma que el corte masivo se debió a una falla técnica sistémica. No se hizo referencia a un ataque cibernético, a pesar del hecho de que esta posibilidad fue mencionada por el director de la compañía proveedora de electricidad más grande de Argentina.

Entonces, ¿qué fue todo esto?

Tal vez, como se ha dicho en Buenos Aires, fue en efecto una falla técnica, aunque la más grave de las que se conocen en la región. Tal vez, un individuo o un grupo de hackers no estatales estuvieron detrás del ataque, pero no ha habido demandas de compensación. Tal vez, uno u otro actor estatal haya sido el culpable. Esta última es la hipótesis que tiendo a favorecer.

La mía es, por cierto, una interpretación puramente especulativa. Dicho esto, se sabe que las principales potencias estratégicas han desarrollado serias capacidades para lanzar ataques cibernéticos. También hay varios estados de rango medio que también perfeccionan esta capacidad: según David Sanger, del New York Times, entre 35 y 40 estados más pequeños, incluidos Irán y Corea del Norte, están trabajando en generar alguna capacidad de ciberataque.

Con respecto al apagón, mi hipótesis de trabajo es que puede haber sido lanzado por uno de los ciber poderes más importantes, llámese Rusia o China. No excluyo a los EE. UU de la lista de posibles depredadores, pero creo que ya habría habido una filtración a este efecto si hubiera sido el culpable.

¿Por qué un ciberataque? La respuesta puede ser tan simple como el hecho de que los ciber poderes necesitan probar sus juguetes.

¿Por qué en el sur de Sudamérica? Esta región es geográficamente distante de cualquiera de los tres principales ciber-poderes. Y sus estados no se enfrentan a ningún enemigo obvio que pueda beneficiarse de las consecuencias del ataque.

Otra consideración podría ser que Rusia o China, si son realmente responsables, quisieron enviar el mensaje de que tampoco Argentina es ajena al tipo de crisis energética que han padecido Cuba y Venezuela, aliados clave de aquellas potencias en América Latina: una forma de tratar de relativizar el significado de la crisis que están experimentando los dos estados socialistas.

Una idea más es que el ataque haya tenido la función de desprestigiar al actual gobierno argentino, que elevó considerablemente los costos del servicio eléctrico durante el último año. No obstante, la oposición, a pesar de que las elecciones están programadas para octubre de 2019, no ha utilizado el apagón para hacer campaña en contra de la administración Macri.

La capacidad de los ataques cibernéticos de ser no solo devastadores sino también anónimos explica en gran parte su atractivo como arma táctica y / o estratégica. También tienen la ventaja de que permiten calibrar una amplia gama de contingencias de seguridad. Además, son armas ofensivas relativamente baratas de desarrollar e implementar. Y se prestan a los esfuerzos para lanzar ataques de bandera falsa, por lo que un país agresor puede crear una situación en la que se piense que otro país es el verdadero atacante.

El ataque cibernético puede democratizar la guerra, haciendo posible que dictadores de dos bits socaven la infraestructura y la credibilidad de actores mucho más grandes.

¿Una conexión con la crisis estadounidense-iraní?

Continuando con ánimo especulativo, permítaseme tratar de conectar estas cavilaciones con el enfrentamiento actual de Estados Unidos con Irán. El motivo inmediato de la crisis fue el derribo de un dron estadounidense el 20 de junio. Aún no está claro si esto sucedió en aguas internacionales o iraníes.

El presidente Trump adujo que suspendió un ataque contra Irán en represalia por la destrucción del dron porque al preguntar a uno de sus generales, diez minutos antes del ataque, sobre el número de posibles víctimas, recibió la respuesta de que serían unos ciento cincuenta.

Esto no es convincente. La idea de que Trump se preocupe por cuántos iraníes podrían morir en una acción militar de Estados Unidos es ridícula. Además, la suma de víctimas calculada es poco creíble. Y por último, este no es el tipo de pregunta que pueda hacerse diez minutos antes de que se lance un ataque.

Dicho esto, para Trump, expresar que estaba preocupado por la proporcionalidad de las pérdidas iraníes supuestamente teóricas, a cambio del dron derribado, lo inviste de una buena imagen: Vean, a nuestro Presidente realmente le importan las vidas humanas, a pesar de lo que dicen todos esos liberales sobre él.

¿Qué podría haber pasado aquí?

Tengo la corazonada de que Trump pudo haber recibido un mensaje clandestino de Rusia o China en el que se daba a entender que si EEUU seguía adelante, - el ejército de EEUU estaba planeando su acción militar en Irán – experimentaría un evento cibernético como el que ocurrió en los estados del sur de Sudamérica.

En cuanto a la pregunta de si Trump tiene acceso a una línea secreta de comunicación, solo puedo especular una vez más. Dicho esto, el Globe and Mail de Canadá publicó un artículo en el que afirma que Trump advirtió a los iraníes de un ataque en ciernes, mediante un mensaje secreto transmitido por los omaníes. Trump, por supuesto, lo negó. Cómo el Globe and Mail se enteró de esto, no lo sé. Sin embargo, casi al mismo tiempo, Reuters publicó un informe en el que citaba a fuentes iraníes que decían que había habido una advertencia de Trump.

No tengo idea de lo que realmente sucedió. El punto más importante es que este es el tipo de situaciones por el que tendremos que estar cada vez más alertas y preparados. A medida que avanzamos en el siglo XXI, tenemos que lidiar con la posibilidad de ataques devastadores en infraestructuras clave como Internet, redes eléctricas, sistemas de gestión de agua y similares.

# Seguridad cibernética, #USA, #Russia, #China, #Argentina, #Venezuela, #Cuba, #Trump

Traducido con la ayuda de Olga Collela, All-Spanish, Buenos Aires.

#Trump #USA #Russia #China #Argentina #Venezuela #Cuba #Seguridadcibernética

0 views
  • LinkedIn Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon